El cambio

IRENE WALL

  • Uno
    Los caballos relincharon al bajar la cuesta sorprendidos por la presencia del río que les salía al encuentro; el Edén, que habían dejado atrás hacía unas horas, los aguardaba agazapado tras una arboleda, justo allí donde el cauce hacía una curva antes de empezar a correr paralelo a la calzada. El rumor de la corriente … Leer más
  • Dos
    El mismo enjambre de gente vestida con sus mejores prendas que en los destinos anteriores, solo que esa velada, en ausencia del juez par, todos le prestaban atención a Percival. El brillo de la judicatura recaía en esta ocasión sobre un sargento de la ley, así como el escrutinio al que el mismo lo exponía.  … Leer más
  • Tres
    La sección del río Edén que corría al pie del promontorio del castillo daba la impresión de formar parte de la propiedad, como si fuera un elemento de agua en su jardín trasero. El barranco que se dejaba ver entre los árboles de la orilla opuesta le servía de muro natural; era de color rojizo … Leer más
  • Cuatro
    Y allí, precisamente, era donde lady Anne tenía las colmenas. Elizabeth había visto la construcción de camino al río —se alzaba a la derecha del sendero, en el punto donde este comenzaba a bajar—, una muralla de pinos la separaba del borde del promontorio. Su aspecto era el de una torre de guardia: cuadrada, los … Leer más
  • Cinco
    Llovía cuando habían hecho el receso del mediodía.  Los alabarderos, de dos en dos, habían escoltado a Elizabeth fuera del Moot Hall, portando sus armas ceremoniales al sonido de las trompetas, seguidos por los ayudantes del sheriff, que llevaban unas varas blancas. Frente al coche, ella había decidido plegarse a la situación y renunciar, una … Leer más
  • Seis
    «Señores del jurado» Uno de los secretarios judiciales, que ocupaba la amplia mesa situada a los pies del estrado donde se encontraba Elizabeth, reclamó la atención de los que acababan de jurar. El alguacil ordenó silencio en la sala. Se acallaron las voces del público y los catorce hombres se dispusieron a cumplir con su … Leer más
  • Epílogo
    El sonido de los cascos de los caballos sobre el empedrado de Lancaster tenía un repiqueteo de alborozo que se correspondía con el estado de ánimo de Elizabeth. Acababa de separarse del juez par. El comienzo del mes de septiembre los había encontrado en la ciudad completando el circuito Norte y, una semana más tarde, … Leer más
error: Content is protected !!